Muchos extranjeros con dinero que estén considerando sus opciones para la residencia permanente y la ciudadanía en Estados Unidos tienen una preocupación legítima sobre la política fiscal de Estados Unidos. Muchos ya han oído que Estados Unidos tasa el impuesto sobre la renta individual mundial. Sin embargo, hay varias opciones disponibles para que el inversionista EB-5 minimice su carga fiscal en Estados Unidos. Como este artículo no puede tener en cuenta una gran variedad de situaciones personales, usted debe contratar a un buen planificador de impuestos de Estados Unidos antes o durante el proceso de su Visa EB-5. Esta página describe las estrategias de planificación de carácter general que pueden o no ser relevantes para usted.

Primero clarifiquemos algunos malentendidos sobre el sistema de impuestos en Estados Unidos:

  1. El sistema fiscal federal de Estados Unidos se basa en el reporte voluntario. Los Estados y las ciudades tienen sus propios impuestos que varían ampliamente desde los más caros, como California y Nueva York, hasta los menos caros como Texas.
  2. El impuesto federal de Estados Unidos se tasa sobre ingresos y no sobre activos.
  3. Más del 60% de los estadounidenses, especialmente la clase media y alta, contratan a un profesional de impuestos para administrar las limaduras y reducir legalmente al mínimo sus impuestos requeridos.
  4. Los impuestos se reducen legalmente a través de un sin fin de deducciones y créditos, por ejemplo los gastos de un negocio, una oficina en casa, ahorros para la jubilación, donaciones a organizaciones caritativas, y muchos otros.
  5. Con un planificador competente, casi todos los contribuyentes estadounidenses terminan pagando un impuesto inferior en porcentaje a los comúnmente listados.

A través de inversión la Visa de Inversionista EB-5 otorga residencia permanente en Estados Unidos, y posteriormente la opción para la ciudadanía. Obtenga más información aquí.

Como Reducir o Eliminar los Impuestos de Estados Unidos sobre la Renta Mundial

El código de impuestos de Estados Unidos da,  para propósitos impositivos, transparencia a un fideicomiso en el extranjero establecido por un Ciudadano o Residente –fideicomisario-, es decir, la actividad del fideicomiso debe reportarse en la declaración anual y pagar tributo sobre el ingreso producido.

Sin embargo, si al menos con cinco años de anticipación a inmigrar y convertirse en un residente permanente de Estados Unidos crea un fideicomiso discrecional en su propio país o en uno de baja o ninguna jurisdicción fiscal, para mantener activos para inversión y para futuras distribuciones a beneficiarios en Estados Unidos; el fideicomiso debe ser redactado de tal forma que satisfaga tanto el criterio del país extranjero como el de Estados Unidos. Si no se cumple la regla de los cinco años, el nuevo residente será tratado como si los activos se hubieran transferido al fideicomiso en la misma fecha que comenzó  su residencia en Estados Unidos, lo que resulta en el tratamiento de fideicomisario, y por lo tanto, sujeto a los impuestos corrientes y a su reporte obligatorio.

Si va a recibir el Green Card dentro de los cinco años antes de inmigrar, aun así es posible una estructura similar a la del fideicomiso extranjero con la colaboración de un amigo, consejero o familiar de confianza. Un fideicomiso extranjero, establecido por un fideicomitente extranjero, que cumple con ciertos requisitos, podría calificar para distribuciones exentas de impuestos a los beneficiarios de Estados Unidos. Los beneficiarios estadounidenses no deben tener ningún tipo de propiedad directa ni control sobre la discreción del fiduciario para hacer distribuciones del fideicomiso.